lunes, 14 de marzo de 2011

No todo vale.

El Madrid está perfeccionando su estrategia del "clavo ardiendo".

En el año del "podemos", año 2007, la liga de Capello, la prensa afín al movimiento cavernario ya se encargó de desestabilizar al Barça, y aunque se perdieran las formas con cagometros varios, el fondo de la cuestión no dejó de ser futbolístico y a lo más que se apeló fue al ya sobado "espíritu de Juanito".

Aquella temporada, el Madrid acabó remontando una diferencia de cinco puntos a falta de diez jornadas (la misma situación a día de hoy). El ya célebre Tamudazo rompió la posibilidad de que el Barça de Rijkaard consolidase una hegemonía que por juego parecía indiscutible.

A partir de ahí, las farras y el declive de Ronaldinho, el despendole de Deco, las neuras de Eto'o, y en definitiva, la segunda liga consecutiva para el Madrid y la liquidación de un primer proyecto destinado a muchísimo más de lo mucho que consiguió.

La caverna se las prometía felices, pero no contaban con que las bases del proyecto eran muy sólidas, con que un entrenador inexperto como Guardiola sería capaz de reanimar a un equipo roto y, sobre todo, no contaban con Messi.

Meneos históricos, espectáculo por un tubo y reconocimiento internacional unánime, han ido encendiendo todas las alarmas primero, y la cólera indisimulada después, en el entorno mediático de la bestia dormida (Roncero dixit).

Creían que la teoría del "clavo ardiendo" al que se agarraron con éxito al final de la temporada 2006-2007 les iba a funcionar siempre, pero repasos tan sonados como el 2-6 (2008-2009), el 0-2 (2009-2010) o el más reciente 5-0 (2010-2011), han hecho que los Dodotis cogiesen el puente aéreo.

Ante el fracaso de los dos últimos años, que han coincidido con la vuelta del amigo Floren y su galáctica inversión (y con dos ligas, una Champions, un mundialito de clubs, una Copa del Rey, dos supercopas de España, una supercopa de Europa, dos balones de oro, una bota de oro... del Barça), el Madrid ha vendido su alma al diablo, poniéndose en manos del que ellos consideran anti-cristo blaugrana, pero que va camino de convertirse en bufón de la corte.

Mourinho ha asumido, de facto, el papel de director de comunicación del club blanco, arrastrando al Madrid y a toda su cohorte de palmeros, a una deriva que ellos quieren vender como original y justa, pero que no es más que una repetición de las quejas (¿quejas? No, mejor excusas) que el traductor ya utilizó en el Chelsea y el Inter.

Ante la inminencia de una nueva catástrofe, y con el tramo decisivo de la temporada a la vuelta de la esquina, la Cope le da voz al infundio, extendido a través de todo tipo de foros madridistas e impulsado por Marca la semana pasada, de la supuesta utilización, por parte del Barça, de sustancias dopantes.


La caverna no olvida que el rotativo francés Le Monde y su redactor Stéphane Mandard fueron condenados, en enero de 2008, a indemnizar al Barça con 300.000 €, además de tener que publicar la sentencia dictada en sus ediciones digital e impresa, así como en dos diarios de máxima difusión en Catalunya "como consecuencia del perjuicio sufrido por la intromisión ilegítima en el derecho al honor" del Barça, cuando ese diario francés ya acusó de doping al F.C. Barcelona, por lo que empieza, a través de Marca, difundiendo un informe sobre la falta de rigor en los controles anti-doping, y sigue, a través de la Cope, comunicando que el Real Madrid piensa quejarse ante la federación de esa falta de rigor, en relación con profesionales vinculados al Valencia y el Barça, pero sin difundirlo como información contrastada, sino como rumor.

Es decir, tiran la piedra y esconden la mano. No acusan directamente, pero enchufan el ventilador para esparcir toda la mierda posible y, en caso de un desenlace deportivo adverso a sus intereses, poder llorar a moco tendido.





video

Uno de los médicos de "dudosa reputación" a los que se refiere la filtración, es el catedrático emérito de la UB, el Dr. Ramon Segura, asesor del Barça en temas de nutrición, que a través de los micrófonos de RAC1, ha desmentido que los batidos que toman los jugadores del primer equipo sean dopantes "es como si dijesen que tomar azúcar constituye un elemento de dopaje".


Durante la entrevista, el Dr. Segura afirmó que:

- "Los jugadores, después de un esfuerzo, tienen (...) un desgaste energético (...). Se trata de recuperarlo lo antes posible".
- "Sí estos señores del Madrid que dicen esto no saben de fisiología, es su problema".
- "Los expertos en nutrición deportiva sabemos que el momento ideal para que el cuerpo se recupere es (...) inmediatamente después de acabar el partido".
- "En estos batidos, hay (...) glucosa (...). Tienen hidratos de carbono, (...) proteinas (...) y (...) vitaminas (...). No hay ningún secreto, es una simple aplicación de la fisiología.
- "Los controles antidoping no tiene nada que ver con la alimentación.
- "Mourinho (...) fue testigo de cómo se introdujeron estos suplementos, esta racionalización en la alimentación, en la época de Van Gaal, cuando estaba de ayudante".

Es decir, el movimiento nacional-fascista de la prensa deportiva española, da luz y taquigrafos a la supuesta intención del Real Madrid de denunciar unas prácticas irregulares, involucrando de paso al primer y al tercer clasificados de la primera división del fútbol español. Estas intenciones quedarán en eso (es decir, en nada), pero el club blanco aparecerá como el defensor del juego limpio (sólo hay que repasar su historia: caso Di Stéfano, Plaza y Guruceta, Juanito...) mientras que se enturbia cualquier éxito del Barça (además de las quejas de Mourinho contra los árbitros, contra los horarios, contra el Sum Sum Corda) y de paso liará al Valencia en un  tema que ni le va ni le viene.

Enhorabuena, seguid manipulando, que algo queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario